LEER: Desde los que hacemos posible Todos los Nombres de Porcuna, quisiéramos pedir disculpas a todas aquellas personas que se han puesto en contacto con nosotros a través de e-mail o facebook solicitando información sobre sus familiares, y que a día de hoy no les hemos contestado. Creo que son unas 25 peticiones las que tenemos sin atender, pero es que los medios de los que disponemos son escasos y el trabajo se nos acumula.

Gracias por vuestra paciencia, y esperemos contestar a vuestras peticiones lo antes posible.


- El monumento a la intolerancia y al fascismo se renueva en Porcuna (Jaén)
- El monumento a los "Caídos" sufre una gamberrada.
- Por la retirada de nombres y símbolos franquistas de Porcuna.
- Calles relacionadas con el franquismo y su exaltación en Porcuna
- La peculiar memoria histórica en Porcuna.

martes, 21 de agosto de 2012

Una imagen en facebook crea indignación y reproche

La imagen en facebook

Una imagen colgada en facebook por nosotros el 23 de septiembre de 2011 provoca en los últinos días la indignación y el reproche de los usuarios a los métodos salvajes de la represión fascista durante la guerra. La imagen, tomada de "elcorreoweb.es" (24.10.2009), ha sido compartida entre los internautas 1.042 veces, amén de las realizadas desde los propios muros de los particulares. El debate ha sido acalorado e indignado, permitiendo 68 intervenciones. "Así los trataron, les ataron las manos con alambre de espino. Después, acariciando su nuca levemente les descerrojaron un tiro. Y aún hoy, los vivos, los herederos de tanto dolor y sufrimiento, siguen negando el genocidio más atroz que haya vivido España, junto al de la Inquisición", reza el título con el que quisimos ilustrar la imagen. 

La fotografía es una más de las miles que se tomaron en la excavación de varias fosas comunes en el cementerio de San Rafael (Málaga), la fosa más grande, según los expertos, en Europa Occidental. En ella, tras tres años de trabajo, se han exhumado 2.840 víctimas, aunque en realidad hay contabilizadas 4.471 fusilados (1937-1957) repartidos en varias fosas que fueron saqueadas para trasladar sus restos al Valle de los Caídos, y así suplir, la indiferencia de los familiares de derechas que se negaron al traslado de sus seres queridos al gigantesco mausoleo construido por presos republicanos. La magnitud del crimen no tiene parangón con ningún periodo de la Historia de España (excluyendo quizás los procesos inquisitoriales y los genocidios en Hispanoamérica). Las tropas fascistas, con el apoyo de soldados italianos y mercenarios marroquíes sembraron de cadávederes los rincones más variopintos de la geografía malagueña a partir de la conquista de la ciudad y buena parte de la provincia desde febrero de 1937. Entre los restos exhumados se encuentran niños, mujeres, jugadores de fútbol, militares y una mujer embarazada con un feto de siete meses. Los católicos no faltaron a la gran orgía de sangre, que con el beneplácito de la Iglesia, fueron ajusticiados sin obtener la abosución del cura que acompañaba a los piquetes de ejecución. Entre los restos materiales encontrados destacan crucifijos, medallas de vírgenes y rosarios. ¡Nada fue un impedimento!.

Aspecto de la fosa de San Rafael durante la excavación. Fuente: El País

La brutalidad, las torturas y las palizas fueron otra de las tónicas características en los represaliados. Así, por ejemplo, muchos de los cadáveres presentan roturas de huesos, contusiones, o malos tratos, como en el caso de la imagen, donde el reo fue atado a la espalda con alambre de espino. No faltaron tampoco los tiros en la nuca y los de gracia. Entre la munición hallada, demasiadas balas de fabricación italiana, lo que confirma la participación de ésta en el asesinato de españoles.

"Esto no está en los libros", decía perplejo un adolescente de instituto ante aquél paisaje excavado regado de cadáveres en una visita escolar. Pues no, aún queda mucho para que los libros de texto de los colegios, institutos y universidades recojan con fidelidad la magnitud de la tragedia que sufrieron miles de españoles (y muchos extranjeros) en un país que ha seguido echando tierra cuando alguien ha intentado salir de su tumba para pedir justicia.

Descansen en paz tod@s, y gracias a los que han colaborado con sus comentarios e indignaciones (que son justas y necesarias) para que hoy nos hagamos eco de una pequeña entrada en el facebook de Todos los Nombres de Porcuna, al que estáis invitados tod@s sin excepción.


Enlaces relacionados:






12 comentarios:

JMcalatravo dijo...

Decir que la Iglesia en Málaga o en cualquier parte apoyaba los fusilamientos es no tener ni la menor idea de este asunto, allá ustedes con su discurso y su demagogia, pues eso no es historia si no le ponen una sola referencia documental a ese comentario. En cualquier caso por muy dramático que sea ver un alambre de espino 80 años después creo que no es ninguna novedad que a la gente se la ajusticiaba atada, ya fuera en Málaga o en Porcuna antes y después de enero del 37... la gente a veces obvia lo más elemental de cualquier suceso.

Nombres Porcuna Todos los Nombres de Porcuna dijo...

Creo que hemos demostrado con creces, con muchas horas de trabajo, las fuentes documentales de donde bebemos. No creo que ahora haya que andarse con remilgos con una frase como que la "Iglesia colaboró y bendijo los fusilamientos". No es ninguna novedad el apoyo de obispos y la jerarquía de la Iglesia al golpe de estado militar; apoyo que no solo se tradujo en dotarlo de espiritualidad cristiana, sino que estuvieron (en gran parte) de acuerdo con los métodos de extermino usados por los Cascajo, Buruagas, Don Brunos, Queipos, ... Está sobradamente probado, por otro lado, la colaboración de los capellanes y curas de las cárceles en el genocidio que se produjo en la España de posguerra. ¿Acaso es caridad cristiana darte la absolución pocos minutos antes de morir en el paredón?. ¿Qué clase de credo religioso consiente estos crímenes sin alzar la voz, aunque sea por humanidad?.

Como ejemplo de coparticipación, inquina, y disfrute te pondré al Padre jesuita Bernabé Copado, cronista de la Columna Redondo (que tú bien conoces) que disfrutó en todo momento con el derramamiento de sangre, llevándolo al clímax de los descerebrados.

En fin, a estas alturas de la peli ...

Luis Montilla Torres dijo...

JMCalatravo: pruebas de la complicidad de la Iglesia con la represión fascista las hay hasta en los libros de texto de los institutos, y desde hace años. Por cierto, de la Iglesia entera, como institución, no sólo de la de Málaga. Esto no es demagogia, son hechos fácilmente demostrables.

Cualquier otra consideración, sea cual sea la orientación política del que la haga (que todas son legítimas), que no pase por la condena explícita de la posición política de la Iglesia Católica en la represión es, en el mejor de los casos, simple indocummentación; en el peor es complicidad con los asesinos. Aunque sólo sea complicidad moral: esta también mata inocentes.

Un saludo.

JMcalatravo dijo...

Por supuesto que es caridad cristina dar la absolución al que lo desee y está en las puertas de la muerte. La Iglesia lo ha hecho siempre ya sean los que van a morir simples inocentes o los mayores criminales del planeta, sin que ello signifique que apoyen lo que va a pasar. Bien saben que después de tantos expedientes consultados no han encontrado de los curas más que opiniones acerca de si militaban o no o sobre el comportamiento del acusado... Qué culpa tenía el párroco si el acusado había sido un destacado militante en algún partido,la culpa es de la ley bárbara en la que se apoyaban los jueces para aplicar justicia, pero siguen sin hallar una prueba que demuestre que la Iglesia como institución diese algún tipo de instrucción sobre cómo proceder para colaborar con el exterminio de los militantes de izquierda... eso sí sería una prueba en este sentido, y no que apoyase a Franco (una dictadura más de las múltiples que ya había tenido este pais) frente a un régimen marxista que ya había dejado claro su proceder hacia la Iglesia en la zona dominada por ellos durante la guerra.

Sobre el Coronel Redondo, no entiendo por qué he de conocer tanto sobre él, veo que sigue usted empeñado en que soy alguien que conoce... Espero que investigar la historia se le dé mejor que la investigación sobre personas de hoy en día.

Estimado Sr. Montilla, no me cabe duda de que en los libros de texto se habla de ese apoyo, pude comprobarlo no hace mucho y no era la única excentricidad que contenían los libros de Historia de España que he tenido que estudiar. En cualquier caso insisto en que esas afirmaciones se basan en simples opiniones personales y ejemplos personales de determinados religiosos, y del mismo modo podemos encontrar casos opuestos y curas que alzaron la voz en sentido opuesto o que intentaron así infundirlo en el ánimo de la gente... hasta en nuestro pueblo eso se dio.

¿No se han planteado sin ir más lejos por qué es tan diferente la Causa General de un pueblo frente a la de otro? ¿No denota eso si no otra cosa el ánimo de sus autoridades civiles y religiosas? Les animo a comprobarlo, pues hay igualmente mucha información callada y en esto intencionalidad había seguro... pues "acusar al rojo" era casi un deporte de moda y muchas veces una excusa para otra cosa.

Saludos!

francisco dijo...

Hola a todos.
Os cuento un trozo de mi niñez.Estuve hasta los siete años viviendo en Calle Elche,en el barrio del Tiro de Pichón en Málaga.
En aquel entonces las tres calles (Elche Ardilla y Cisne),paralelas entre sí iban a morir a las tapias del cementerio de San Rafael.Ya entonces los niños nos metíamos por un boquete de la tapia para buscar "balas de cuando la guerra".Alguno que otro lo consiguió o eso dijeron.Al ser el mas pequeño siempre me tenían vigilando por si venia el guarda (Cosa que nunca ocurría).Lo que veíamos a veces eran a personas paseado por pqueños caminillos y a veces dejando flores en lugares donde no había cruces.Los pobres no tenían dinero para poner una cruz donde estuviese su muerto-así lo pensaba-entre matas de flores de sanpedro,cardos y ortigas.También y en su momento del año muchas margaritas y amapolas.En verano todo se secaba y álguien juntaba todas las flores,coronas,trozos vacios de ataud y maleza seca que se había acumulado a lo largo del año en aquella zona del cementerio y le pegaban fuego.
Se veía que en aquel sitio vacío excepto por montoncitos de piedra y algún que otro cartel solitario con unos números que jamas entendí había hondonadas que se convertian en grandes charcos en cuanto llegaban las primeras lluvias y entonces otra vez podiamos jugar en el cementerio ya que las plantas nos protegían de la mirada vigilante de un guarda que nunca venía.

Luis Montilla Torres dijo...

JMCalatravo, usted miente. Si lo hace por desconocimiento es reo de un atrevimiento obsceno, por tratarse del asunto que nos traemos entre manos; si lo hace a sabiendas ya le dije que se convierte automáticamente en cómplice moral del crimen.

La institución llamada Iglesia Católica apoyó el golpe de estado fascista explícitamente, y lo calificó desde el minuto uno como "cruzada". Y esto se hizo por escrito. Busque y lea la llamada "Carta colectiva del episcopado español al mundo", escrita por monseñor Gomá cuando aún no se había cumplido el primer año de guerra, con autorización expresa de Pío XI, y refrendada por las firmas de todos los obispos españoles excepto cinco (tres porque según Derecho Canónico no podían y dos, Tarragona y Vitoria, porque se negaron). Esto son los hechos, no opiniones personales de nadie.

(De las relaciones de Pío XI con Mussolini y Hitler, la falsa "donación de Constantino" y la creación del Estado Vaticano hablamos, si usted quiere otro día, que también es asunto suculento.)

Conque hágase un favor y no siga quedando en evidencia en esta página, ande...

Luis Montilla Torres dijo...

Perdón, se me olvidaba. Monseñor Gomá era Arzobispo de Toledo y, por tanto, Cardenal Primado de España, es decir, el representante directo del Papa, con autoridad jerárquica sobre toda la Iglesia Católica española. Ni más ni menos.

Luis Montilla Torres dijo...

francisco, impresionantes recuerdos. Poco más se puede añadir. Gracias , humildemente, por compartirlos.

Nombres Porcuna Todos los Nombres de Porcuna dijo...

A JMCalatravo decirle tan solo que "no hay más ciego que el que no quiere ver". Un apunte tan solo: el cura párroco de Porcuna (y por extensión al resto del país) fue cómplice de encarcelamientos y demás vejaciones, pues si sus informes de conducta hubiesen sido "humanitarios", "caritativos" y cristianos, muchos de los que dieron con sus huesos en la cárcel y en paredones, hubiesen salvado la vida. Por otro lado, también le digo, que una vez un reo había obtenido la libertad condicional y éste pudiera volver a su pueblo, a su casa, con su familia, era necesaria la firma del párroco, y éste negó la llegada de muchos a Porcuna, siendo desterrados, desarraigados de sus hogares y familias. ¡Esa es su Iglesia!. Por lo demás creo que Luis Montilla lo ha dejado bastante claro.

En cuando a Francisco, no tengo palabras, salvo las de eterna gratitud, por contarnos, narrarnos, esa dura experiencia de vida, que llenó de flores los lugares de los fusilamientos (lugares de memoria), y enlutó, por desgracia, más de media España.

Saludos!

JMcalatravo dijo...

Señor Montilla, lo último que esperaba es que alguien me acusara de cómplice de crímenes. Un poco de seriedad en el asunto que no se están hablando tonterías de barra de bar. Lea mi mensaje, soy yo el que le dice que la Iglesia como institución apoya desde el principio el régimen franquista como gobierno de España. Y no hay que ser demasiado listo para entender por qué viendo lo que se había hecho con la Iglesia en la zona controlada por las izquierdas No hace falta recordar qué fue de nuestro párroco ni de muchas obras de arte que había en esta ciudad de Porcuna en nuestra parroquia. Dicho esto, lo que no me aclara es cómo se da instrucciones a los párrocos para que actúen de cara a los informes sobre los que se les pida opinión, y no existiendo tales instrucciones el proceder en cada caso depende de la persona de turno que ejerce de párroco en cada parroquia. Y si un párroco de Porcuna se dedicó a eso lo hizo porque así le vino en gana, y no porque la Iglesia así lo exigiese. ¿Y cuando otro párroco predicaba justo lo contrario? ¿En esos casos no representa a la Iglesia? Tenemos ejemplos en nuestro pueblo. Es ahí donde se cae el discurso de que la Iglesia apoyase la represión, pues si colaboró en algunos casos lo hicieron los párrocos a título personal haciendo uso de su puesto, pero no por instrucciones que le fueran dadas. ¿Se les puede exigir humanidad y caridad? Por supuesto, pero como a cualquier persona que fuera interrogada, y de no ofrecerla igual caen en un error hasta de discurso, pues el mensaje de la Iglesia y del Evangelio no es compatible con la venganza, pero eso ya cae sobre la conciencia del que no quiera aplicarlo. Estoy convencido que son precisamente la caridad y la humanidad lo que movieron a muchos a no querer engordar las causas contra los acusados, a eso me refiero cuando les digo que se fijen en las grandes diferencias de las Causas Generales en distintas poblaciones, el actuar de las milicias era el mismo en ellas y sin embargo después unas son mucho más detallistas que otras.

Tan simple como eso, creo que aún no han encontrado instrucciones que demuestren esa afirmación, y lo más que pueden afirmar es que el párroco tal colaboró con sus acusaciones en determinados procesos... Solo estoy hablando de rigor profesional, porque de otra forma esto camina hacia la novela histórica y creo que hacen flaco favor al arduo trabajo que supone trabajar con tanta documentación.

Al menos esa es mi forma de entenderlo, gracias a la libertad no tenemos por qué compartir pareceres, claro está.

Un saludo.




Luis Montilla Torres dijo...

Como no hay peor sordo que el que no quiere entender, esta será mi última réplica. Es que soy de aburrirme pronto, qué le vamos a hacer.

JMCalatravo, le cito: "... Decir que la Iglesia en Málaga o en cualquier parte apoyaba los fusilamientos es no tener ni la menor idea de este asunto..." Esa fue su afirmación inicial: no ande ahora intentando maquillarla porque (ya se lo advertía ayer) lo único que hace es quedar en ridículo.

Las instrucciones cuya existencia usted niega están escritas negro sobre blanco, y publicadas cien veces. Pero es que aunque no lo estuvieran (insisto: que no es el caso) una orden verbal del Primado de España ha de ejecutarse sin rechistar desde el primer obispo hasta el último monaguillo. No saber esto es no saber nada.

Y, hablando de demagogia, no me venga a mezclar las enseñanzas evangélicas con lo que fue indudable complicidad de la Iglesia Católica con el fascismo (aquí, y en Italia y en Alemania, y en Estados Unidos, y en Inglaterra, y en Rumanía, y en Grecia... por muchas excepciones honrosísimas que usted me cite y que yo aceptaré sin rechistar y sin que dejen de ser eso, excepciones).

Por último, la Iglesia como tal colaboró; y colabora aún con el ensalzamiento de los curas "asesinados por los rojos", mientras calla sobre los curas fusilados por los rebeldes. A unos los beatifica; a otros los ignora. ¿Qué es eso, según usted? ¿Misericordia evangélica? Y eso no quita el hecho de que nadie pueda negar nunca que cristianos, curas o no, los hay decentes, abnegados, entregados, honrados, misericordiosos e íntegros, qué duda cabe. Pero aquí estábamos hablando de otra cosa: y usted lo sabe.

Clara dijo...

Gracias a Dios que tienen un lugar donde recordar a las víctimas de ambos bandos. En Argentina los marxistas no dejan poner un solo nombre de las víctimas que ocasionaron.. Ni un solo monumento.