LEER: Desde los que hacemos posible Todos los Nombres de Porcuna, quisiéramos pedir disculpas a todas aquellas personas que se han puesto en contacto con nosotros a través de e-mail o facebook solicitando información sobre sus familiares, y que a día de hoy no les hemos contestado. Creo que son unas 25 peticiones las que tenemos sin atender, pero es que los medios de los que disponemos son escasos y el trabajo se nos acumula.

Gracias por vuestra paciencia, y esperemos contestar a vuestras peticiones lo antes posible.


- El monumento a la intolerancia y al fascismo se renueva en Porcuna (Jaén)
- El monumento a los "Caídos" sufre una gamberrada.
- Por la retirada de nombres y símbolos franquistas de Porcuna.
- Calles relacionadas con el franquismo y su exaltación en Porcuna
- La peculiar memoria histórica en Porcuna.

jueves, 22 de marzo de 2012

Bernardino Montilla Santiago, el falangista que murió el día después de finalizada la guerra



La Torre Alcázar, donde estuvo ubicada otrora la artillería republicana
La llamada Torre Alcázar (Torredonjimeno), donde estuvo la artillería republicana




La recuperación de la memoria histórica, el rescate de los olvidados y de los condenados al olvido, no es patrimonio exclusivo de los “rojos” perdedores. La dictadura, primero africanista, luego fascista, antes de ser franquista, lejos de la imagen paternalista que cansinamente nos trasmiten sus hagiógrafos, recuperó la memoria de aquellos que les sirvieron para justificar su existencia, y de paso, su violenta represión contra sus enemigos de clase; olvidando y condenado a aquellos otros, azules también, que se vieron inmersos en la vorágine del momento, que se vieron obligados a combatir a sus iguales.

Este pudiese ser el caso de Bernardino Montilla Santiago, hombre humilde, dedicado a las labores del agro, como casi todos los vecinos de Porcuna en los años 30. Sabemos, y así consta en los archivos, que tras la toma de Porcuna por los nacional-católicos un 1º de enero de 1937, los jóvenes, y no tan jóvenes, que habían permanecido en Porcuna o derredores, de familias acomodadas o no, se afiliaron en masa en las distintas banderas y milicias de Falange. Unas combatieron en los frentes y otras se dedicaron a reprimir la retaguardia, así como a realizar trabajos de fortificación, atrincheramiento y desactivación de explosivos. La mortandad entre éstos últimos fue muy, pero que muy elevada.

La guerra finalizó oficiosamente un 1º de abril de 1939. Dos días antes, el ejército del Sur de Queipo de Llano, desde los frentes de Córdoba y Granada, comenzaron su avance hasta la capital jiennense que inocentemente se puso del lado del Coronel Casado y Besteiro. El frente se derrumbó irremediablemente y lo que quedaba del ejército republicano se deshizo de sus pertrechos y cogió el camino de sus hogares. El frente, estabilizado durante casi tres años de contienda, quedó plagado de proyectiles, metralla, trincheras, municiones y demás artefactos explosivos. La tierra parecía movida por la mano de un gigante. La guerra había terminado, las venganzas se sucedieron, la represión se agudizó contra los vencidos y el campo, sembrado de hojarasca y de metralla hubo de descontaminarse. A ello se dedicaron los parias del ejército vencedor, y en muchos casos el ejército vencido.

Explosión
Una muerte cualquiera como consecuencia de una explosión

Un día después, “cautivo y desarmado el ejército rojo”, fallecía el falangista porcunense Bernardino Montilla Santiago. Su escueta acta de defunción dice que “falleció en acto de servicio en el Llano de la Hondonera a las 3 horas del día 2 de abril de 1939, como consecuencia de heridas por explosión de un artefacto de guerra”. La guerra había terminado, repetimos, pero las consecuencias del golpe de estado del 18 de julio seguía cobrándose víctimas.

Bernardino Montilla Santiago había nacido el 21 de agosto de 1903 en Porcuna, hijo de Manuel y Ana Benita, con domicilio en calle Puertas Nuevas, de profesión del campo y de estado casado con María Navas Marín, de cuyo matrimonio quedaron tres hijos, Carmen, Florencio y Victoria. Su cadáver está enterrado en el cementerio de Porcuna y se ignora tenga otorgado testamento. ¡Éstos fueron sus laureles!.

Decir, para finalizar, que si bien el franquismo le daría a su viuda e hijos algún tipo de compensación económica, lo cierto es que ese mismo régimen se olvidó de él, y por su condición, no tuvo los honores de los caídos por Dios y por España, y menos aún se inscribió su nombre en los muros de la parroquial iglesia jiennense. Solo consta en el registro civil.

Familiares y demás interesados están invitados a profundizar en la intrahistoria de nuestro paisano. Descanse, pues, en paz!.


Fuente:


  • Registro Civil de Porcuna (consultado en 2011).
  • Archivo Histórico Municipal de Porcuna. Diversos documentos.

Apartado de correos nº 47-23790. Porcuna (Jaén)
Rogamos la máxima difusión entre vuestros contactos

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por el artículo.

Al margen de ello, no puedo entender cómo es posible que en este página, en el margen derecho, aparezca propaganda de un libro de Ricardo de la Cierva. O es un error... o es un error. No encuentro otra explicación.

Nombres Porcuna Todos los Nombres de Porcuna dijo...

Buenos días.

No entiendo bien por qué debe ser un error. Nosotros estamos dispuestos a leer a cualquier autor, sea del signo político que sea.

Además, esas portadas las vamos cambiando con asiduidad, dentro de nuestro programa de "Regala un libro para escribir otro", que por cierto, está dando muy buenos resultados.

Gracias.